Materiales Montessori

Los materiales Montessori han sido diseñados específicamente para ayudar al desarrollo con habilidades prácticas para la vida, desarrollo motor fino, coordinación ojo-mano, desarrollo de todos los sentidos, escritura, lectura, aritmética, geografía, historia, biología, ciencia, arte y música. Al combinar todas estas áreas, le damos a cada niño una base sólida para el aprendizaje posterior.

Los materiales Montessori (a menudo denominados materiales didácticos) están diseñados para que cada uno tenga un “control de error” inherente a la actividad. Esto permite que el niño se corrija a sí mismo y haga descubrimientos por sí mismo. Los niños interactúan con los materiales cuando están listos. Los materiales Montessori se dividen en cinco categorías principales: Vida práctica, Sensorial, Lenguaje, Matemáticas y Cultural.

Vida cotidiana es un área que incluye actividades que permiten a los niños aprender a cuidar de sí mismos y de su entorno utilizando materiales que les son familiares:

  • cuidado del medio ambiente,
  • cuidado de plantas y animales,
  • cuidado de la persona,
  • preparar la comida,
  • modales y cortesía.

Estas actividades también ayudan a los niños a desarrollar su coordinación, concentración, independencia, lógica, autodisciplina y sentido estético de los músculos grandes y pequeños. En estos ejercicios, la “acción” es más importante que el resultado final. Algunos ejemplos pueden ser: barrer, fregar, cocinar, ponerse los zapatos, plantar en macetas o en el jardín y saludarnos. Excepcionalmente, se utilizan complementos y equipos reales en lugar de ‘simulados o de juguete’, por ejemplo, un recogedor y un cepillo de tamaño infantil.

Los materiales sensoriales refinan los sentidos y ayudan a los niños a aclarar y categorizar la gran cantidad de impresiones sensoriales que ya han recibido del entorno. Los materiales sensoriales están diseñados para ayudar a los pequeños a ser más perceptivos, son esencialmente rompecabezas que representan desafíos significativos y que tienden a fascinar al niño. Estos materiales son únicos en el sentido de que tienen un control integrado de los errores que permiten que el niño sea el “maestro” de su propio trabajo y aprenda mediante la manipulación y el descubrimiento. Los materiales también aíslan un solo concepto. Estos materiales también construyen vocabulario a medida que se involucran con cada uno de los nuevos conceptos.
Un ejemplo de material sensorial son las varillas rojas. Las varillas rojas son diez varillas que difieren solo en longitud; van desde diez centímetros hasta cien centímetros. Aquí el niño experimenta concretamente la noción de longitud porque la longitud es la única cualidad que varía. En palabras de Montessori, ha “aislado la dificultad”.

Lenguaje. El desarrollo del lenguaje de un niño es un paso importante para él / ella en el camino hacia la independencia. En el aula Montessori, esta es una progresión simple. Los materiales lingüísticos permiten el enriquecimiento y la formación del vocabulario y el desarrollo de la lectura y la escritura. El lenguaje permite que el niño se exprese, se comunique con los demás y lleve experiencias previamente inconscientes al nivel consciente. Las habilidades básicas se enseñan fonéticamente a través del tacto y la manipulación, no solo escuchando. Se estimula el desarrollo del lenguaje en todas las áreas del aula y del hogar.


Matemáticas. Los niños aprenden mucho más fácil cuando usan materiales concretos. Los materiales de matemáticas comienzan con ejemplos muy concretos de símbolos numéricos y cantidades. A medida que el niño progresa, las lecciones y los conceptos aumentan en su dificultad y se vuelven más abstractos. Desde el significado de los números del uno al 10, hasta la introducción del sistema decimal, operaciones simples, fracciones y geometría, todos los conceptos nuevos implican un aprendizaje práctico. 


Cultural. Al permitir que los niños experimenten libremente su entorno, contribuimos a su capacidad natural para absorber el conocimiento y la cultura sin esfuerzo. Los materiales culturales les dan un fuerte sentido de quiénes son y su lugar en el mundo. Al permitir que los pequeños experimenten libremente su entorno, contribuimos a su capacidad natural para absorber el conocimiento y la cultura sin esfuerzo.
Al interactuar con los materiales, nuestros niños construirán una perspectiva global, tolerancia y comprensión de otras culturas y respeto por nuestro mundo. La Dra. Montessori creía firmemente que esta era la mejor manera de garantizar la paz en el mundo. El área cultural incluye elementos de historia, geografía, arte, manualidades, música, botánica, zoología, ciencia, teatro, lenguaje, movimiento, estudios sociales, salud y bienestar.